La era esta pariendo un corazón. No puede más, se muere de dolor, y hay que acudir corriendo pues se cae el porvenir en cualquier selva del mundo, en cualquier calle.

Debo dejar la casa y el sillón. La madre vive hasta que muere el sol, y hay que quemar el cielo si es preciso, por vivir, por cualquier hombre del mundo, por cualquier casa.

Se perdió el hombre de este siglo allí su nombre y apellido son: ¡Fusil contra fusil!

Se quebró la cáscara del viento al sur y sobre la primera cruz despierta la verdad.

Todo el mundo tercero va a enterar su dolor con granizo de plomo harán su agujero de olor, su canción. Dejarán el cuerpo de la vida allí su nombre y apellido son: ¡Fusil contra fusil!



Despierta, mi niño,
Que ya llega el Che,
Dicen que es muy malo,
Yo no sé por qué.

Despierta, mi niño,
Que se acerca Ernesto
Gritando a los pobres:
¡Este mundo es nuestro!

Despierta, mi niño,
Que está con nosotros
Un pastor del pueblo
Que espanta a los lobos.

fidel_castro_silvio_rodriguez

Leave a Reply